Estudiar un idioma en otro país es una experiencia inolvidable, sales de tu zona de confort, te conoces a ti mismo, y además mejoras la lengua mucho más rápido que en una academia en tu ciudad natal. Pero si aún tienes dudas sobre si lanzarte a la aventura o no, te dejamos aquí 5 razones por las que debes realizar un curso de idiomas en el extranjero:

1) Enriquecerás tu aprendizaje conociendo gente de todo el mundo

Una de las mejores cosas de estudiar un idioma en el extranjero es el poder conocer personas de diferentes partes del mundo. Las escuelas acogen estudiantes de muchos países y todos acuden para aprender el mismo idioma que tú. Esto te permite conocer diferentes puntos de vista y sus diferentes culturas, así que no solo aprenderás un idioma, sino que te verás envuelto en un ambiente internacional que te enriquecerá y te abrirá la mente.

2) No solo aprenderás un idioma, vivirás otra cultura

La lengua es una de las partes de la cultura de un pueblo, el idioma no solo hay que aprenderlo, hay que vivirlo. Podrás aprender sus costumbres y tradiciones desde dentro, su gastronomía, su historia, descubre todo lo que envuelve a sus hablantes nativos. Conoce el mundo, crea nuevas historias que contar.

3) Vivirás nuevas y excitantes experiencias que harán que recuerdes lo aprendido

Las experiencias que nos marcan nuestras vidas las recordaremos para siempre y seguro que nunca olvidarás la primera vez que viviste en un país extranjero, que saliste de tu casa para lanzarte al mundo y salir de tu zona de confort. Con estas vivencias, el idioma que has aprendido, el vocabulario que has adquirido, siempre lo asociarás a esa sensación de libertad, exploración y aprendizaje que has tenido.

4) Crearás amistades para toda la vida

Una de las ventajas de aprender un idioma fuera de casa es que al estar solo en un país que no es el tuyo, creas una nueva familia internacional, interactúas con personas de muchas partes del mundo, te abres más y creas relaciones de amistad que durarán para siempre gracias a las vivencias compartidas. Mantener el contacto con ellos ahora es muy sencillo con las redes sociales y con suerte tendrás un hogar en diferentes lugares del planeta, haciendo que sigas practicando el idioma.

5) Contextualizarás tu aprendizaje y lograrás aprender más rápido

Esta es la ventaja más clara y más obvia por la que estudiar un idioma en el extranjero es la mejor opción. Una vez que viajas a un país diferente a aprender su idioma todo tu alrededor se envuelve en la lengua que está estudiando, lo que acelera tu aprendizaje al evitar distracciones, haciendo que te concentres de forma más directa en mejorar tu vocabulario y obligándote a tener que hablar ese idioma ya que se despierta en ti un instinto de querer entender lo que está pasando a tu alrededor.