¿Tienes ganas de viajar y aprender un idioma, pero te frena el hecho de tener hijos? ¡No te preocupes! En Ynsitu ofrecemos y comparamos una multitud de cursos para poder realizar en familia. Son perfectos para aquellos que quieran viajar juntos y poder mejorar su nivel de idioma al mismo tiempo. 


El funcionamiento de los cursos es el siguiente: los padres acuden a clase con gente de su misma edad al igual que sus hijos, que la comparten con otros niños. Además, tanto los padres como los hijos se pueden inscribir a cualquier curso que ofrezca la escuela.

 

 Si te gusta pasar tiempo con tu familia y disfrutar con ellos cada experiencia, desde Ynsitu te queremos mostrar cuáles son las ventajas de estudiar en familia:

 

1- Podréis aprender o mejorar un idioma.

Tener hijos pequeños, disminuye el tiempo que dedicas a ti mismo. Por ello, el hecho de estudiar en familia te da la oportunidad para poder relajarte y aprender al mismo tiempo que lo harán tus hijos. Además, mejorarás tus conocimientos lingüísticos y de la misma forma, tu vida profesional, mientras que  tus hijos mejorarán su trayectoria académica.

 

2- No os separaréis.

El temor de muchos padres y de sus hijos, sobre todo en edades tempranas, es el tener que separarse e ir solos a otra parte a la hora de estudiar un determinado idioma. Estudiar en familia es la oportunidad perfecta para que podáis disfrutar de muchos momentos juntos, viajar y aprender.

 

3- Podréis lograr que vuestros hijos sean bilingües.

Hoy en día, nos encontramos ante un mundo muy competitivo, por lo que es fundamental hacer que tus hijos comiencen lo antes posible a dominar un idioma. Esto les ayudará a labrar un mejor futuro, haciendo que estén mucho más preparados y que se puedan desenvolver mucho mejor. Además, el aprendizaje lo harán de forma mucho más rápida, ya que son como esponjas absorbiendo conocimientos. 

 

4- Tus hijos te imitarán.

Si ven que tú estás involucrado en el estudio de un idioma, ellos también lo harán. Eres su figura de referencia y tienden a imitar tus mismos comportamientos. Puedes hablarles en el idioma que estáis aprendiendo para que sea todo mucho más fácil, completo y efectivo.

 

 

5- Viajaréis y aprenderéis al mismo tiempo.

Disfrutarás de unas vacaciones muy activas y podrás sumergirte en una cultura diferente para poder poner en práctica todo lo aprendido.

 

6- Os divertiréis sin preocupaciones.

Tanto los niños como los padres tendréis la posibilidad de poder conocer y hacer nuevos amigos de diferentes lugares del mundo, y  al final del día, podréis compartir vuestras experiencias y conocimientos con el resto de la familia.

 

7- Podréis realizar una multitud de actividades.

Además de las clases, podréis realizar las diferentes actividades que propone cada escuela, logrando así disfrutar de una experiencia y unas vacaciones únicas.

 

8- Los abuelos también pueden ir.

No sólo se trata de padres y de hijos, sino que los abuelos están más que bienvenidos. ¡Unas auténticas vacaciones en familia muy enriquecedores son posibles!

 

No te pierdas esta gran experiencia y contrata tu curso en familia. ¡No te arrepentirás!